ft1

Destetando…

Hace tres días oficialmente comenzamos el destete. Bueno, hace 5 meses ya había comenzado un destete “natural” guiado por Aidan. Desde que comenzó a comer sólidos con frecuencia (a los 14 meses aprox.) él solito comenzó a pedirme el pecho menos veces al día. Tal vez de 10 veces bajó a 3 o 4 + las tomas de siesta y para dormir.

Aidan acaba de cumplir 19 meses y aunque no hay razón “externa” (regresar al trabajo, necesitar alguna operación o tomar medicinas fuertes) hace un mes que yo sentía que “era hora” de hacerlo. Tal vez surgió ante el deseo de volvernos a embarazar y a plantearme la pregunta de si al tener un segundo hijo quisiera hacer lactancia tandem (dar al mayor y al nuevo bebé) o no. Al principio me fui por lo que creo que es lo “correcto o ideal” que haría una madre generosa:  “claro que haré tandem, tengo para darles a los dos, no hay razón para quitárselo a Aidan”, ect… Luego, al sentir mi deseo interior real me di cuenta que no me apetece. He estado entregada a Aidan durante 19 meses, con el pecho siempre disponible y me gustaría poder dar al nuevo bebé el pecho con exclusividad como lo ha tenido Aidan. Además, hace un tiempo que me daba cuenta que ya no me pedía el pecho por hambre si no sobre todo cuando quería que le hiciera caso un ratito y estuviéramos tranquilos. A mí me cuesta parar, descansar y “no hacer nada” por lo que aunque estoy con él todo el día, juego con él y le atiendo todo el tiempo, me di cuenta que si en vez de darle la teta le decía que nos sentáramos en el sillón con su libro se sentaba feliz a descansar con mamá. También llevaba unos meses sintiendo muy ‘drenada’ con la necesidad de hacer alguna depuración para volver a coger energía. Me he enfermado de gripes fuertes por lo menos 5 veces desde el invierno pasado (cosa rara para mi), estoy cansada todo el tiempo y con frecuencia de mal humor.

La semana pasada, una cita con un médico de Ayurveda comprobó lo que yo sospechaba (que a pesar de mi súper dieta, yo no estaba asimilando nutrientes, que necesito hacer una depuración y un proceso de re-nutrición para volver a estar bien yo y con energía). Así que decidí comenzar el destete oficial.

Soy un poco drástica y cuando decido algo, lo decido. Así que esa misma noche hablé con Aidan y en vez de darle el pecho cuando se despertaba por la noche (se despierta entre 2-6 veces cada noche), lo mecía yo o lo arruyaba su padre ect. Al día siguiente y durante estos tres días si me pide ‘boob’ (teta) le digo se la doy al rato para su siesta y que nos sentemos en el sillón y lo abrazo, le explico que mamá quiere dejar de darle, que lo amo y lo apapacho.

Ayer fue la primera noche en mucho mucho tiempo que durmió casi toda la noche. Se despertó y David fue a cogerle, lloraba y lloraba (con su padre) y al cabo de un buen rato se durmió y no se volvió a despertar, ¡¡amaneció en su cama!! Esta mañana cuando nos despertamos David y yo al no verle en la cama con nosotros nos quedamos con cara de ¡what! , en eso oímos a Aidan despertar, le dijimos “ven lindo” y le vemos entrar todo adormilado a darnos un abrazo de buenos días – ¡la primera vez que pasa esto!

Con esta experiencia me doy cuenta que aunque darle el pecho ha sido un vínculo muy bonito entre nosotros, yo llevaba un tiempo usándolo para “cualquier situación“. Ahora me doy cuenta de que se abre una oportunidad muy bonita de relacionarme con mi hijo de otra forma. Las dos tomas que he mantenido (la de su siesta y para dormir por la noche) tienen un toque especial, me noto mucho más presente con él en estos momentos. Me doy cuenta de que no puedes quitarle algo (su teta) sin ofrecerle algo (parar y estar con el tranquilitos y con presencia). Noto que el quitarle el pecho me ha abierto todo un mundo de creatividad y nuevas formas para relacionarme con él. Estaremos así un par de semanas y luego veré como ir sustituyendo estas 2 tomas que quedan…

 

2 respuestas a Destetando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

foto tania

Soy Gabriela, dedicada desde hace más de 10 años a la difusión y enseñanza de la alimentación viva (raw food) en España. Ahora soy madre de dos niños maravillosos que han roto todos mis esquemas, expandido mi corazón y sumergido en la búsqueda de la mejor forma de nutrirles. El embarazo y la maternidad me adentraron en un mundo mágico, a veces duro, a veces divertido, donde hace falta mucha información acerca de cómo alimentarse.  

 

 Creé el Programa de Alimentación y la Comunidad amoryapio para ayudar a otras madres que desean llevar una alimentación sana para gestar a sus bebés y nutrir a su familia.

 

El blog es un espacio de expresión donde vuelco mi experiencia como madre, una madre algo fuera de lo común 😉 

Para leer un poco más acerca de mi, mira esta entrevista que me hizo Conasi.