ft1

Ayuno Bahai de 19 días

Hoy es el día 13 de los 19 días de ayuno intermitente que estoy haciendo. Hace tiempo que quería volver a hacer un semi-ayuno larguito pero cada vez que me lo planteaba por una cosa u otra, desistía. Este año, me lo pedía el cuerpo, necesitaba hacer un detox más prolongado. Y mi mente también, estoy con muchos cambios, nuevos proyectos, aventuras que me dan miedo y aún así sé que debo seguir adelante. Unos compañeros del maravilloso coworking donde trabajo siguen la religión Bahai y hablando del tema, ¡sentí muy claro que tenía que hacerlo!

El ayuno Bahai es un ayuno religioso, que a diferencia de un ayuno terapéutico (como el de Buchinguer), el objetivo es el desapego de los deseos físicos y acercase a Dios. Para esto, ademas del ayuno se reza varias veces al día y se entrega el acto de ayunar a Dios.

Yo no sigo esta religión (aunque me parece interesantísma) y decidí unirme a la parte del ayuno físico…

Las pautas generales de este ayuno intermitente son sencillas:

  • Duración de 19 días.
  • Se desayuna lo que quieras antes de la salida del sol.
  • No se come ni se bebe nada desde la salida del sol hasta la puesta del sol.
  • Se cena lo que quieras a la puesta del sol.

batido calientito ayuno

Y yo, sabiendo que necesitaría dar un pasito más, me puse mis propias pautas para el semi- ayuno:

  • Desayunar una infusión y un buen batido verde (calientito) y nada más.
  • Hacer ejercicio ligero a diario (yoga suave o subirme a la elíptica 15min).
  • Ir a clase de Bikram yoga 1 vez a la semana (voy todos los sábados y no quería dejarlo por el ayuno).
  • No cenar más de lo que haría en un día normal.
  • Ser un poquito flexible con el horario de la mañana para no agobiarme con el desayuno de los niños y la salida al cole, etc (es decir, si la salida del sol es a las 7:36 un día y aún no me ha dado tiempo de tomar el batido, no pasa nada, me lo tomo tranquilamente en cuanto pueda antes de salir de casa a dejar a los peques al cole).
  • Levantarme antes que los peques por las mañanas para cantar mantras y meditar (esto no lo he podido cumplir aún- ¡lo intentaré en los días que quedan!).

Y estando a día 13 estas han sido mis experiencias:

Día 1: no soy de desayunar pronto, por las mañanas casi nunca tengo hambre así que este día fue relativamente fácil. En general me encontré muy bien pero cometí un error, por la noche, cuando era la hora de poder comer y beber, bebí la infusión impacientemente y aunque no cené mucho, comí con un poco de prisa y de varias cosas por lo que me fui a la cama con sensación de haberme dado un atracón y con algo de dolor de tripa.

Reflexionando esa noche, decidí que si iba a hacer este semi-ayuno tenía que hacerlo con filosofía, que lo hago porque quiero, que no es un castigo sino la oportunidad para superarme, para desapegarme, para darme cuenta todos lo momentos que como por comer y también para poner mi atención en mis sentimientos y calmar mi mente. 

Día 2: Fui a una clase de Hatha yoga tranquila, tuve un ligero «bajón» a las 11:00 (que es cuando suelo desayunar), sentí algo de sueño y frío, cené ligerito y me fui a la cama pronto.

Día 3: Fue el más duro, estaba premenstural, tuve frío y muy poca energía en general. Se dice que el día 3 suele ser el más duro cuando se ayuna y en este caso fue así.

Día 4-6: Todo bien, mucho mejor a nivel de energía, cené ligerito y a la cama. Me despierto con una sensación de victoria y me siento muy bien en general durante el día. El quinto día fui a clase de Bikram que es yoga en calor y sudas muuucho, desayuné la infu y el batido y decidí romper un poquito las reglas y me llevé medio litro de agua a clase, mismo que bebí durante y después de la clase. Me sorprendió lo bien me sentí al hacer ejercicio vigorizo a pesar de estar consumiendo muchos menos calorías.

Día 7 – 9: Difíciles, estaba con la regla (si me hubiera sentido fatal hubiera parado el ayuno pero lo pude llevar más o menos bien), tenía algo de frío, me notaba más impaciente con los peques, respiré para no perder los papeles con ellos y por la tarde intenté estar más tranquila en casa. 

Día 10 y 11: El fin de semana me cuesta mucho más que en los días de diario porque preparo la comida, estoy menos ocupada y necesito más recursos para gestionar a los peques. Cometí el mismo error que el primer día de ayuno, cenar más de la cuenta e irme a dormir con dolor de tripa.

Día 12: Voy a clase de Bikram de nuevo y me llevo medio litro de agua. Me prometo a mi misma que no voy a volver a cenar de más, me recuerdo que son sólo unos días y que quiero hacer esto, que me está sentando genial (me siento muy bien durante el día, estoy siendo muy productiva, tengo mucha más claridad mental y me siento ligerita). Me doy cuenta que en parte, la razón por la que estoy cenando más y con apuro, es que la hora de la caída del sol ha aumentado casi media hora y decido que a partir de hoy voy a tomarme la infusión a las 19:00 (aunque el sol se vaya más tarde) y así ceno con más tranquilidad media hora después. ¡Funciona! y me voy a dormir ligerita y contenta. 

Día 13, hoy: Tengo sensación de auto-conquista, me siento ligera, no me he pesado pero un par de kilos habré perdido porque lo noto en la ropa, creo que mi cuerpo ha entrado en rutina porque ya no siento hambre ni sed durante el día…

Lo más duro hasta ahora:

  • El primer y el tercer día.
  • Los días de la regla.
  • La hora de calentarles la cena a los peques (a las 19:00) con los olores y sabiendo que me queda un ratito más para poder beber mi infu y cenar. 
  • El fin de semana me cuesta más que en los días de diario. 

Beneficios que he sentido hasta ahora:

  • Uno muy obvio…¡tengo mucho más tiempo! 
  • Estoy en general, mucho más tranquila y paciente.
  • Siento sensación de logro de estar haciendo algo que me motiva y me hace sentir mejor. 
  • Mis ojos están como más despejados y diría que como con más chispa. 
  • He podido tomar algunas decisiones que venía postergando, sin forzarlo, esta semana he visto claro varias cositas y he actuado. 

Ejemplos de los batidos verdes que estoy tomando por las mañanas. 

Ahora no hay mucha fruta que esté muy buena y sobre todo por practicad y para no tener excusa de dejarlo, estoy haciendo los batidos con hojas verdes + superalimentos + zumo comprado (casi siempre bio) + algo de fruta (no siempre).

Estoy usando proteína vegetal para que sea un batido más nutritivo, me alimente más y me ayude a aguantar mejor hasta la cena. Además, no estoy tomando casi proteína por las noches (no me apetece).

Batido de perejil, espinacas, kiwi, zumo de manzana, remolacha en polvo y proteína de semillas de calabaza. 

 

 

Batido verde de: apio, zumo de manzana y proteína de semillas de calabaza.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Smoothie de: espinacas, zumo de melocotón, manzana, jengibre y calabaza. 

 

 

 

 

 

 

 

Batido verde de: cilantro, zumo de melocotón, manzana, jengibre y calabaza, proteína de semillas de calabaza en polvo y remolacha en polvo. 

 

 

 

 

 

 

 

A ver qué tal estos últimos 6 días… ¡desearme suerte! 

Si quieres leer acerca de otros ayunos y semiayunos que hecho, pincha aquí.

9 respuestas a Ayuno Bahai de 19 días

  • Hola amiga, enhorabuena por el «reto». Soy Bahai y llevo muchos años haciendo el ayuno de 19 días. Me ha llamado la atención los beneficios que has mencionado, también me han ocurrido muchas de estas cosas y creo que es una consecuencia natural de elevar tu pensamiento por encima de las cosas terrenales, estás más lúcido por así decirlo.
    Otro detalle, las mujeres que están teniendo la menstruación, están exentas de hacer el ayuno esos días, pues un reajuste dentro de otro reajuste es demasiado, pero si te sientes bien para hacerlo bienvenido sea.
    Me encanta el autocontrol que uno adquiere cuando educa la voluntad y le dice a su mente que está por encima de su cuerpo, el resto del año te sientes más fuerte.
    Ánimo que queda poco. ;D

  • Hola Gabriela, soy bahai de Asuncion..un gusto leer tu experiencia, y como decias al comienzo cuesta un poco para que el cuerpo se adapte…paso por lo mismo…aunque con la menstruacion de repente me debilito y con los dolores deficulta..pero es increible la fortaleza espiritual ..porque yo normalmente ni dieta puedo hacer…te envio un abrazo fuerte

  • Ánimo! Como tú nos dices: escucha a tu cuerpo, él es el más sabio.
    SUERTE!

  • Buenas…excelente articulo, es justo lo que necesito..
    me sirvio mucho para aprender un poco más en internet, sigue de
    la misma forma :).

    Adios

  • Holaaaaa¡¡¡¡ Soy Bahai de Colombia, tengo 18 años y espero con muchas ansias el inicio del ayuno. muchisimas gracias por tus recomendacion, trataré de escribir, al igual que tu, mis avances diarios.
    Saludos, espero que sigas motivada para hcerlo este año

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

foto tania

Soy Gabriela, dedicada desde hace más de 10 años a la difusión y enseñanza de la alimentación viva (raw food) en España. Ahora soy madre de dos niños maravillosos que han roto todos mis esquemas, expandido mi corazón y sumergido en la búsqueda de la mejor forma de nutrirles. El embarazo y la maternidad me adentraron en un mundo mágico, a veces duro, a veces divertido, donde hace falta mucha información acerca de cómo alimentarse.  

 

 Creé el Programa de Alimentación y la Comunidad amoryapio para ayudar a otras madres que desean llevar una alimentación sana para gestar a sus bebés y nutrir a su familia.

 

El blog es un espacio de expresión donde vuelco mi experiencia como madre, una madre algo fuera de lo común 😉 

Para leer un poco más acerca de mi, mira esta entrevista que me hizo Conasi.