ft1

Nutrir desde la desnutrición: ¡Aprende a llenar tu taza!

Hace unos meses me di cuenta que mi taza estaba medio vacía, que intentaba nutrir desde la desnutrición, amar y dar desde la carencia. ¿Cómo voy a dar lo que no tengo? ¿Cómo voy a llenar la taza de mis hijos, estos seres que dependen de mi para su nutrición física y emocional, si no lleno mi taza primero? 

llenar tu taza nutrición

El concepto de “llenar tu taza” viene de “fill your cup” un concepto que lleva rondando mi cabeza casi un año pero que puse en práctica activa hace unos meses. Llenar tu taza significa cubrir tus necesidades básicas  (comer, dormir, beber, etc.) y también tus necesidades afectivas. La taza la llenas tú, no vale decir que tu taza está vacía puesto que no te llamó tu amiga o tu marido tuvo que cambiar tus planes de ir a cenar. Llenar tu taza es un acto de auto-amor que tienes que hacer a diario.

Llenar tu taza va desde sentarte a respirar 5 minutos hasta ir a tomar un masaje, ponerte guapa o cuidar lo que comes. Cosas pequeñas y grandes, pero todos los días sé consciente de que necesitas que tu taza esté llena para poder dar.

Si no se te ocurre qué puedes hacer para llenar tu taza, hazte estas preguntas:

¿Qué necesito?

¿Qué me encanta hacer?

¿Qué echo de menos?

¿Qué quiero?

Si la respuesta es algo que te da otra persona, por ejemplo “necesito abrazos de mi esposo” o algo que ves casi imposible como “necesito dormir (y tienes un recién nacido),  busca primero hacer algo que no implique otras personas (a tu marido o que tu bebé duerma). Por ejemplo, si quieres abrazos seguramente necesitas contacto físico, date un baño (o ducha rica si no tienes tiempo) y date un mini auto-masaje con algún aceite corporal. Si necesitas dormir, intenta darle prioridad y aunque en la noche cuando caen los niños tienes mil cosas que hacer ve que pasa si una noche a la semana te vas a la cama al mismo tiempo que ellos.

También puedes explorar la posibilidad de pedir lo que necesitas pero ojo puesto que cuando nuestra taza está vacía o medio vacía solemos pedir desde el reclamo…Haz el hueco para sentarte en el sofá y pedir a tu pareja que te abrace, pide a tu madre/amiga/cuidadora que cuide al bebé para poder dormir una siesta, etc. 

Estos son algunos ejemplos de cómo llenar tu taza:

  • Meditar o centrar tu atención en tu respiración 10 minutos por la mañana o al terminar el día.
  • Sentarte a comer una comida en calma (sí, aprender a comer sola puede ser difícil, pero tu cuerpo te agradecerá rutina y te sentirás saciada).
  • Ir a una clase de yoga, danza, salir a  correr o dar un paseo, lo que sea que mueva tu cuerpo.
  • Hacer el amor con tu pareja.
  • Tomar una infusión calientita sentada en el sofá antes de comenzar el día.
  • Darte un baño tranquilo, lavar tu pelo masajeando tu cabeza, ponerte un aceite corporal con delicadeza al terminar.
  • Salir a comer, cenar, quedar con alguna amiga/o, tu pareja o tu hermana/o.
  • Ver una episodio de tu serie favorita.
  • Bailar en tu salón a todo lo que das escuchando tu música preferida.
  • Pasar un rato en la naturaleza, respirando, observando.
  • Ir a tomar una terapia. 
  • Comer algo rico que te haga sentir bien. 

Tal vez estés pensando ¿pero si tengo un recién nacido y a veces ni me baño, cómo voy a darme el lujo de llenar mi taza? Si te comprometes contigo misma a llenar tu taza, el universo entero conspira para ayudarte a encontrar la forma de hacerlo. El primer paso, el compromiso, el primer esfuerzo lo haces tú… 

Y una vez que comienzas y ves los resultados de darte a ti, ¡no podrás parar! Verás los efectos en tus hijos, en tu paciencia, en tu alegría, en tu capacidad de estar, en como tu dar viene de otro sitio, en la relación con tu pareja, en como te comunicas con los demás. Una persona llena convive desde otro sitio, una persona que aprende el arte de auto cuidarse puede cuidar a los demás desde la plenitud. 

Habrá épocas cuando llenes tu taza sin problemas y épocas cuando se te olvide… Cuando te notes impaciente, de mal humor, demandona – detente un momento, observa y descubrirás que hace tiempo no llenas tu taza, que el ritmo de vida o dificultades te han hecho olvidarte de ti. Regresa, regresa a ti, al auto-cuidado, respira, elige algo muy pequeñito para llenar tu taza y vuelve a comprometerte contigo misma

Cuéntame, ¿cómo llenas tu taza?

12 respuestas a Nutrir desde la desnutrición: ¡Aprende a llenar tu taza!

  • Gabi me ha encantado ese post, cuánta razón tienes, antes de cuidar a otro hay que cuidarse de uno mismo, en mi caso utilizo muchísimo la música. Un beso y gracias

  • ¡Hola, Preciosa!

    Muchas gracias por ser siempre tan nutritiva para mí 🙂

    Un besazo lleno de cariño para echar en tu taza 😉

    Carmen

  • Muy interesante y necesario, “Llenar tu taza”.
    Te agradecería información sobre la terapeuta de Ayurveda.
    Gracias. Saludos

  • De madre a madre, no puedo estar más de acuerdo . Gracias por compartirte! ????

  • Gracias! A mí darme un masaje con aceite de coco y luego darme una ducha calentita m ayuda a retomar cena , pijamas, dientes , cuento, cama.. estoy todo el día con mis tres hijos, bueno , la mayor va al cole; me he prometido a mi misma desde hace 15 días q el momento de la ducha es para mi, hasta entonces compartido y bueno hay días a es imposible y lo dejo para cuando duermen. A veces consigo sacar 20 minutos para la elíptica y eso si 10 minutos rigurosos para hipopresivos . Han pasado casi 10 años desde el primer nacimiento y estos son mis pequeños logros. Más vale tarde que nunca . ????????

    • Que bien! Si es que con los peques sacar 5 min ya es un logro! Acabo de empezar con hipopresivos hace un mes, qué maravilla!! Me están cambiando la vida, sin exageración…tenía dolores lumbares sin parar y estoy poco a poco arreglando mi suelo pélvico y diastasis :). Un abrazo y gracais por compartir tu rutina de mimos!

  • Me ha encantado… que importante para dar siempre desde el amor y no desde la obligacion. Gracias.

    • Gracias Elena! Sí, y para poder dar desde el amor necesitamos llenar la taza ;-). Si no, es todo rutina y sensación de obligación y perdemos nuestra chispa. un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

foto tania

Soy Gabriela, dedicada desde hace más de 10 años a la difusión y enseñanza de la alimentación viva (raw food) en España. Ahora soy madre de dos niños maravillosos que han roto todos mis esquemas, expandido mi corazón y sumergido en la búsqueda de la mejor forma de nutrirles. El embarazo y la maternidad me adentraron en un mundo mágico, a veces duro, a veces divertido, donde hace falta mucha información acerca de cómo alimentarse.  

 

 Creé el Programa de Alimentación y la Comunidad amoryapio para ayudar a otras madres que desean llevar una alimentación sana para gestar a sus bebés y nutrir a su familia.

 

El blog es un espacio de expresión donde vuelco mi experiencia como madre, una madre algo fuera de lo común 😉 

Para leer un poco más acerca de mi, mira esta entrevista que me hizo Conasi.