ft1

3 consejos de alimentación para la vuelta al cole

¿Has notado que tu hij@ está enfadad@, más demandante, llora por cualquier cosa o se queja más?

La vuelta al cole tiene este efecto…pero no es el cole en sí, es el cambio de empezar otra rutina y sobre todo es la adaptación que están haciendo los peques a volver a estar muchas horas lejos de los padres (abuelos, tíos, persona de referencia en general), están también usando al máximo su capacidad de socializar (esto requiere un esfuerzo inconsciente) y adaptarse a su nuevo entorno, profes, compis, etc. 

comida y emociones

La semana pasada, después de los primeros días de cole, mi hijo de casi 7 años (vamos que no es un bebé ya) a la hora de la cena (momento que estamos todos en la cocina juntos) lloraba inconsolable por ya no me acuerdo qué, algo que movió de sitio su hermano (de 4 años) o algo así (cosa que normalmente le daría igual). En esos días los dos pequeños pedían que yo y sólo yo les durmiera (y no papá) y en general hubo muchas más lágrimas y enfados. 

Esta semana la cosa va mejor, pero aún así ayer a la hora de la cena uno lloraba a lágrima tendida por un “granito de arena que sentía en el ojo” y unos minutos después el otro indignado porque le había repetido dos veces la misma pregunta ;-). 

¿ Y porqué te hablo de todo esto si te voy a dar consejos de alimentación para la vuelta al cole?

Pues porque normalmente cuando les servimos la cena es el momento cuando ellos saben que les estamos poniendo atención, estamos dedicados a ellos sirviéndoles y/o cenando juntos y ellos se relajan y es el momento de “soltar”. Soltar el cansancio, soltar una emoción que guardaron durante el día (rabia, tristeza, injusticia, etc)  contarnos algo que ha ocurrido en el día, etc. Y no siempre saben darse cuenta de lo que les pasa y muchas veces necesitan una excusa para que esa emoción salga y ¡¡qué mejor razón que quejarse de la crema de brócoli o del trozo minúsculo de cebolla que acaba de encontrar en su arroz!! 😉 

Cuando los niños pasan periodos de adaptación es muy normal que hagan pequeñas “regresiones” esto se puede ver desde en hitos concretos que ya habían superado (como el hacerse pis encima) como con cosas sutiles como despertarse por la noche o no querer alimentos que antes les gustaban o ya habían aprendido a integrar. 

Se den cuenta de ello o no, están un poco más inseguros con el cambio (aunque les guste su cole, se diviertan, etc)  y es normal que quieran buscar estos momentos para soltar y sentirse acompañados, mimados y seguros. Y referente a la alimentación, es normal que quieran cosas que les den confort…¡esto no quiere decir que hay que darles bollos y pastelitos! 

Aquí unos consejos de alimentación en estos días de la vuelta al cole:

1. Prepara sus comidas preferidas 

Definitivamente los primeros dos o tres días de cole, pero incluso las primeras semanas, prepara cosas de cenar que sabes que le encantan. No quiere decir que no cueles por ahí alguna verdura pero elige platos que sabes que se come con gusto. Ya sabes, esas cosas que sabes que no vas a tener que negociar o animar. Es un pequeño esfuerzo de unos días prepararles sus cosas preferidas pero verás que compensa. Y no te preocupes que no va a durar indefinidamente, es una forma de decirles “entiendo que para ti este cambio es un esfuerzo y te apoyo intentando que recibas un mimo con tu comida preferida”. 

2. No introduzcas alimentos nuevos

Septiembre es por excelencia (junto con enero) el mes en el que todos nos solemos poner las pilas para mejorar nuestra alimentación, intentar coger mejores hábitos y esforzarnos un poco más. Y tal vez en tu determinación por comer más sano quieras que tus hijos se unan a tu súperplan pero no es el momento.

En estas primeras semanas no introduzcas alimentos nuevos y, dependiendo de la personalidad de tus hijos, incluso ni formatos nuevos de presentar un alimento conocido. Ya tienen suficiente con la adaptación a la rutina nueva, mantén su alimentación semi-sana pero no es el momento de insistir con hábitos de alimentación nuevos. Además de por ellos, hazlo por ti porque lo más normal es que rechacen lo que propones (sin importar realmente lo que es) simplemente porque es nuevo y todos sus recursos de adaptación de cerebro se están destinando a la vuelta al cole. 

La semana pasada les puse una crema de coliflor que normalmente les gusta pero que hace tiempo que no hacía (error porque es algo “nuevo” en la primera semana de cole) y se quejaron al instante. Esa misma crema la hice ayer y se la comieron felices (el pequeño incluso se acordó de lo que se había quejado la semana anterior cuando le puse esa crema y ayer me dijo “es que ahora sí me gusta) ;-).  Pon verduras para acompañar esos platos preferidos pero sólo las que sabes que comen felices y poco a poco conforme les veas que su estado de ánimo va mejor, ya vas volviendo a la normalidad. 

3. Aprovecha el momento cena para escucharles y deja que coman la cantidad que quieran

Nos es un consejo de alimentación como tal pero como normalmente usarán este momento para soltar las cosas del día, durante estos días no te preocupes tanto por si se lo acaban o no, si comieron mucho o poco. Intenta que ellos vean que a la hora de la cena estás súper presente con ellos, escuchándoles. Si dicen no quiero más,  si dicen esto no me gusta, en vez de enfadarte o insistir opta por decir “ok,  ¿quieres una fruta o ya nos vamos a lavar los dientes?”. Verás como a veces en una  noche o dos de sentirse comprendidos y escuchados, mejora la cosa.

Y por último, paciencia, muuuucha paciencia. Si sabes lo que está ocurriendo, no te tomarás personalmente que te hayas currado una cena espectacular con la receta de tempeh marinado nueva que probaste y que la rechacen. Y probablemente si entiendes que es un momento puntual que te necesitan más presente podrás poner de lado tu propio cansancio (que también nos adaptamos nosotras) y acompañarle.  

¡Estas primeras semanas son de simplificar, muchos mimos y besos y paciencia!

un abrazo

Gabriela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

foto tania

Soy Gabriela, dedicada desde hace más de 10 años a la difusión y enseñanza de la alimentación viva (raw food) en España. Ahora soy madre de dos niños maravillosos que han roto todos mis esquemas, expandido mi corazón y sumergido en la búsqueda de la mejor forma de nutrirles. El embarazo y la maternidad me adentraron en un mundo mágico, a veces duro, a veces divertido, donde hace falta mucha información acerca de cómo alimentarse.  

 

 Creé el Programa de Alimentación y la Comunidad amoryapio para ayudar a otras madres que desean llevar una alimentación sana para gestar a sus bebés y nutrir a su familia.

 

El blog es un espacio de expresión donde vuelco mi experiencia como madre, una madre algo fuera de lo común 😉 

Para leer un poco más acerca de mi, mira esta entrevista que me hizo Conasi.